Por favor, o Registro para crear entradas y debates.

un cocinero echa de menos su quitagrasas

Un día en una cocina de un colegio… con un jefe “raca”

 

Llevo ya unos seis años trabajando como cocinero en distintos comedores escolares. Podría decir que he recorrido casi media España porque he trabajado en varias ciudades y además debo decir que estoy muy feliz con mi trabajo… todo sea dicho.

 

Pero recientemente en el comedor en el que soy el encargado de dar de comer a unos 300 niños loquitos me he encontrado en una tesitura que tiene un toque cómico y otro un tanto incómodo.

 

Os cuento: como decía, tengo una experiencia como cocinero bastante considerable, y aunque pocas personas lo sepan, muchas personas que trabajamos como cocineros somos a la vez los encargados de la limpieza. Sí, exacto, tenemos que ser cocineros o “cocinillas” y limpiadores… porque ¿cómo os imagináis que cocinamos? Entre comidas y comidas siempre es necesario ir andado limpiando sobre la marcha y estar usando constantemente productos de limpieza. De hecho, usamos tantos productos de limpieza como ingredientes hay en el menú… (puedo estar exagerando un poco, pero casi).

 

El caso, es que tenemos que ser conocedores de cada producto de limpieza y para el fin que han sido creados… pero haya calma, los tiros no van por ahí… En mi caso, yo y mis compañeros de trabajo sabemos usar adecuada y correctamente cada producto de limpieza y no usamos el quitagrasas para lavarnos las manos ni nada de eso.

 

A lo que voy, el tema es que tanto en mi casa como en la cocina del comedor escolar uso el mismo quitagrasas: el de Agerul, porque es la “leche”... quita y elimina la grasa en plis plás super rápido y sin apenas esfuerzo y sin importar lo incrustada que esté (si no lo creéis, probadlo vosotros mismos y me lo decís).

 

Y así ha venido siendo siempre os lo juro, pero últimamente estuve notando que ese efecto limpiador tan potente empezó a flaquear…así, de un día para otro y cada vez más.

 

Pero ¿sabéis lo más extraño? pues que esto sólo me ocurría en el comedor escolar porque en mi casa el quitagrasas de Agerul seguía siendo el mismo super potente limpiador de grasa.

 

Estoy seguro que ya vais intuyendo que es lo que estaba ocurriendo en la cocina escolar donde trabajo. ¿Cómo era esto posible? ¿Acaso el quitagrasas del comedor estaba caducado? 

 

La respuesta es: no.

 

Vais a alucinar… el “raca” de jefe estaba rellenando los botes del quitagrasas con agua para que así duraran más y así no tener que comprar más quitagrasas…¿Será rácano el tio? 

 

Yo empezaba a creer que era yo el mijitas que se quejaba de que el quitagrasas de Agerul ya no era el de siempre, en plan “ya nada es como antes, bla bla bla”

 

Pero que va, aunque haya muchas cosas que ya no sean como antes, el quitagrasas de Agerul sigue siendo el de siempre… un súper limpiador de grasa; y mi jefe como casi todos los jefes… unos racas.

Te puede interesar 

 

quitagrasas mercadona